Dogoterapia y alumnado diagnosticado de tea: validación dogo-tea. / Dogotherapy e chá diagnósticos: validação do dogo-chá.

13  Download (0)

Full text

(1)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761

Dogoterapia y alumnado diagnosticado de tea: validación dogo-tea.

Dogotherapy e chá diagnósticos: validação do dogo-chá.

DOI:10.34117/bjdv6n4-263

Recebimento dos originais: 20/03/2020 Aceitação para publicação: 20/04/2020

Jose María Rabal Alonso

Instituição: Universidad de Murcia E-mail: josemaria.rabal@um.es

Ana Teresa Moreno Rubio

E-mail: anateresamorenorubio19@gmail.com

Inma Sánchez Huescar

E-mail: inma-roldan@hotmail.com

Isabel Baena Bernal

Instituição: Universidad de Murcia E-mail: isabel.baenab@um.es

María González Romero

Instituição: Universidad de Murcia E-mail: maria.g.r@um.es

RESUMEN

El artículo que a continuación se expone muestra una pormenorizada investigación acerca de los diferentes métodos de trabajo con animales en el ámbito educativo. Más concretamente, aborda la dogoterapia como metodología principal, y el alumnado diagnosticado de Trastorno de Espectro Autista (TEA, DSM-V, 20013), obteniendo como resultado una serie de incógnitas que, como investigadores, nos llevaron a plantearnos la idoneidad —o no— de la citada metodología. Tras una revisión sistemática y exhaustiva, nos vimos en la necesidad de ofrecer a la comunidad científica una herramienta, válida, fiable y fácil de usar —a fin de evitar muerte experimental—, para lo que se diseñó, y se validó, un cuestionario (DOGO-TEA), el cual presentamos a modo de anexo. Para la creación y la puesta en práctica del instrumento planteado en este estudio, hemos realizado, siguiendo autores como Rabal, Guirao y Martínez (2020), dos grandes fases: la primera fase giró en torno a la construcción de los ítems de la rúbrica propiamente dicha y, posteriormente, una fase protagonizada por un análisis de expertos y la validación del instrumento de recogida de información por los mismos.

Palabras clave: cuestionario, rúbrica, evaluación, dogoterapia, terapia asistida animales,

(2)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761

RESUMO

O artigo a seguir mostra uma investigação detalhada sobre os diferentes métodos de trabalho com animais no campo educacional. Mais especificamente, aborda a terapia com cães como a metodologia principal e os alunos diagnosticados com Transtorno do Espectro do Autismo (TEA, DSM-V, 20013), obtendo como resultado uma série de incógnitas que, como pesquisadores, nos levaram a considerar a adequação - ou não - da metodologia acima mencionada. Após uma revisão sistemática e exaustiva, vimos a necessidade de oferecer à comunidade científica uma ferramenta válida, confiável e fácil de usar - para evitar a morte experimental -, para a qual um questionário foi projetado e validado ( DOGO-CHÁ), que apresentamos em anexo. Para a criação e implementação do instrumento proposto neste estudo, realizamos, seguindo autores como Rabal, Guirao e Martínez (2020), duas fases principais: a primeira fase girou em torno da construção dos itens da própria rubrica dito e, posteriormente, uma fase liderada por uma análise de especialistas e a validação do instrumento de coleta de informações por eles.

Palavras-chave: questionário, rubrica, avaliação, terapia canina, terapia assistida por animais,

TEA.

1 MARCO TEÓRICO

Si bien es cierto que los animales han estado presentes en la vida del hombre desde edades primitivas, se les atribuye un uso muy diferente al que ahora le damos. Al principio, los animales domesticados eran aquellos que el hombre utilizaba al servicio de la agricultura, labores de caza, guerras de combate o incluso, por motivos religiosos (Abellán, 2008). Sin embargo, para llegar al término “animal doméstico” que hoy conocemos, su concepto ha ido evolucionando a lo largo del tiempo (principalmente en líneas terapéuticas).

Aunque en un primer momento la presencia de los animales durante la terapia se basaba simplemente en distraer al paciente o generar placer (Beck; Katcher, 1994; Thomas, 1996), no cabe duda de que el uso de los animales en las sesiones terapéuticas tiene un largo recorrido histórico. No obstante, debido a que su uso e investigación con base científica es relativamente reciente, no existe suficiente documentación referida a este ámbito (Barbado, 2016).

Es por ello que, según Monleón, Martínez y Andreu (2017), una de las incógnitas en el ámbito terapéutico reside en entender el comportamiento humano y su influencia al entrar en contacto con un animal. En este sentido, el biólogo Edward O. Wilson (1984) acuña la palabra “biofilia” para explicar la importancia de la naturaleza en el desarrollo humano.

De manera positiva, la primera vez que se utilizan los animales para el tratamiento de pacientes de enfermos mentales es en 1792 en manos del doctor William Tuke en el York Retrear de Inglaterra, utilizando métodos novedosos y ofreciendo las condiciones adecuadas para su desarrollo.

(3)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761 Según Abellán (2008), la existencia de otros muchos más programas referidos a la Terapia Asistida con Animales ha permitido que en la actualidad podamos disponer de un gran número de formadores en este ámbito. No obstante, en el ámbito educativo, la atención a las necesidades educativas especiales de los alumnos requiere de la demanda de nuevas formas de intervención que permitan dar respuesta a dichas necesidades.

2 TERAPIA ASISTIDA CON ANIMALES

La Terapia Asistida por Animales (TAA) es una intervención directa y con objetivos prediseñados, donde participa un animal que reúne criterios específicos, como parte indispensable para el tratamiento. Ha sido ideada para propiciar beneficios físicos, sociales, emocionales y cognitivos en una gran variedad de entornos, de manera individual o en grupo, valiéndose para ello de diferentes animales (Retamal, 2009).

El ser humano por naturaleza crea vínculos, y dichos vínculos además de ser con otros humanos también son con animales. Los mismos tal y como expresa Repetur Safrany (2005) son “un lazo afectivo que una persona o animal forma entre sí mismo y otro, lazo que los junta en el espacio y que perdura en el tiempo”.

Las TAA se están desarrollando notablemente como actividad terapéutica, pues ofrece una interacción positiva entre el ser humano y el animal, facilitando su relación si cabe, mejorando la actitud y actividad personal. Cada día es utilizada por mayor número de especialistas en todo el mundo (Chandler, 2005).

Las características del animal deben adaptarse al problema a tratar, por ejemplo animales pequeños en personas encamadas, estar especialmente adiestrados para trabajar en entornos especiales y comportarse adecuadamente ante reacciones imprevisibles.

La realización de sesiones de Terapia o Actividad contribuye a minimizar la discapacidad y mejorar la calidad de vida de estas personas tanto a nivel físico como emocional. Con un animal se puede trabajar, entre otras cosas, lo siguiente:

- Área de la comunicación y del lenguaje: la facilitación de la comunicación tanto verbal como no verbal; aumento del vocabulario; la construcción correcta de las frases; la mejora en la articulación de las palabras; el aprender el nombre de personas importantes para el paciente.

- Área psicomotora: la mejora en la coordinación, en los reflejos, en la movilidad y en la habilidad motora; la mejora en la relajación de la musculatura.

(4)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761 Tras tener constancia de TAA en general así como las áreas que se pueden trabajar con

la misma, pasamos a centrarnos en la TAA especialmente con los perros (dogoterapia) pues va a ser la llevada a cabo con nuestros discentes diagnosticados de trastorno del espectro autista (TEA).

3 DOGOTERAPIA

Para centrarnos en la dogoterapia vamos a tener presente dos grandes fundaciones dedicadas a ello como son Affinity y Querer.

En un primer lugar, debemos tener en cuenta que para llevar a cabo este tipo de terapias con animales, en este caso el perro, siempre tienen que estar dentro de un equipo multidisciplinar bien sea con profesionales de la salud o de la educación, y el perro se utiliza como un elemento muy motivador para trabajar los aspectos marcados por los profesionales. Se plantean unos objetivos terapéuticos y se saca el mayor provecho al vínculo que se establece entre la persona y el animal para crear un ambiente rico en estímulos, lo que permite no sólo disminuir los niveles de cortisol o la presión sanguínea en personas con altos niveles de estrés o ansiedad, sino que también aporta en gran medida una mayor motivación a participar en el ambiente social y fomenta la atención y la concentración en el entorno. Por ello la gran relevancia en niños diagnosticados de trastorno del espectro autista, pues se ha demostrado, especialmente en los casos graves, que dichos niños presentan unos niveles muy bajos de esta hormona.

Un perro de terapia debe tener unas características marcadas, como queda especificado por los especialistas de Affinity son las siguientes:

Muy tranquilos, con un carácter sereno y equilibrado.

Manejables y predecibles

Confiables, que te den la certeza de que en ningún momento perderán los nervios o tendrán una mala reacción.

Sanos y fuertes

Que disfruten de las personas y con el contacto social

Que tengan obediencia básica, es decir que conozcan los comandos primordiales para poder controlarse como: sienta, tumba, quieto, junto y ven.

(5)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761 Recordando las áreas que se pueden trabajar a través del animal anteriormente mencionadas vamos a centrarnos en cuatro principales a tratar por medio de los perros, guiándonos de nuevo por los expertos de Affinity:

1. Física: ejercicios en los que se requiere que el paciente se mueva, se levante, ande o incluso corra junto al perro, y sobre todo que interactúe con él, con el objetivo de recuperar la movilidad perdida.

2. Cognitiva: aquí se trabaja sobre todo con la memoria del paciente. Se suelen hacer ejercicios que le ayuden a recordar la raza, el tamaño, el color y demás características de su mascota.

3. Emocional: en esta área, la función del perro es muy importante. Se busca que la persona se abra y aflore sus sentimientos, y la mascota sirve como vehículo para ayudarle a recordar y poder hablar de temas o situaciones que han sido importantes en su vida.

4. Relacional: se trabaja directamente con la motivación, que hace que el paciente pueda relacionarse con su entorno y sobre todo con otras personas para que pueda salir a la calle sintiéndose cómodo y seguro. Para ello, el apoyo y compañía del perro son esenciales.

Como característica fundamental cabe señalar que todos los programas siempre van a desarrollarse según las características individuales de cada paciente en función a las necesidades que presente.

Es imprescindible resaltar que los perros —en este caso concreto, pero es extensible al resto de animales de las diferentes ramas de TAA—, son el enlace entre el terapeuta y el paciente, teniendo en cuenta que las intervenciones de estos, siempre son complementarias a los tratamientos que el paciente lleve consigo, pero en ningún caso son sustitutivos. Esto es debido a que el animal no es curativo, sino que el profesional que trata con él utiliza sus capacidades para generar la influencia que requiera, física o emocional, en el paciente, teniendo en cuenta sus necesidades. Además, el animal genera de manera natural y espontánea un contacto, que sirve como terapia sin que la persona sea consciente del tratamiento que está recibiendo.

(6)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761

4 BENEFICIOS

En la tabla 1 (Beneficios de la dogoterapia) quedan recogidos algunos de los beneficios, en concreto, aquellos que han mostrado reporte en la bibliografía científica.

(7)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761

Tabla 1

Beneficios de la dogoterapia

Empatía La mayoría de las personas se identifican con los animales. Es más fácil enseñar a una persona a sentir empatía por un animal que por una persona. Esto se debe a que, debido a la simplicidad y no solapamiento, es más fácil interpretar los sentimientos de un animal.

Enfoque exterior Los animales ayudan a que las personas que tienen una enfermedad mental o baja autoestima hablen de los animales y no de sus problemas.

Socialización Con la presencia de animales las personas se muestran más alegres, más sociables, disminuye el estrés y la ansiedad y se producen mejoras en el estado de ánimo.

Entretenimiento y aceptación La presencia de un animal ofrece un entretenimiento para las personas y estos —los animales— son capaces de aceptar a las personas sin calificarlas.

Relaciones Los animales pueden abrir un cauce de comunicación emocionalmente seguro entre el terapeuta y el paciente.

En definitiva, las terapias asistidas por animales potencian la autoestima, la responsabilidad y los lazos afectivos cuando se les enseña a cuidar animales.

Los beneficios de las terapias asistidas por perros en niños diagnosticados de autismo son los siguientes:

- Nivel físico y psicomotor: aumento de la movilidad y de la manipulación de objetos. Coordinación ojo-manual. Mejora la postura y el equilibrio. Reduce patrones de movimiento anormales. Estimula el contacto ocular y físico.

- Nivel psicosocial y emocional: disminuye la ansiedad y el estrés, a la vez que mejora el sueño. Mejora el autocontrol. Disminuye las conductas estereotipadas. Crea seguridad y confianza. Relaja y disminuye los niveles de agresividad y descontrol de

(8)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761 impulsos. Potencia las emociones positivas. Mejora la relación con el entorno y la socialización. Desarrolla la afectividad. Potencia sentimientos de empatía. Restablece el crecimiento emocional.

A partir de diferentes experiencias y estudios realizados, como por ejemplo, en la escuela Nostre Món, la terapia asistida por perros comenzó de forma espontánea cuando una voluntaria comenzó a llevar a su perrita Violeta de raza Cocker Spaniel de pocos meses de edad. Al comprobar que el animal despertaba el interés de los pequeños, se plantearon la posibilidad de emprender un programa de terapia asistida con perros con el objetivo de ayudar a salir de su aislamiento a unos niños diagnosticados de autismo. El adiestramiento de Violeta consistió en desarrollar en el animal diversas pautas de conducta según la situación específica en que se encontraba cada niño. De esa manera fue posible que la perra aprendiese a tener comportamientos diversos como estarse quieta, salir de paseo, correr, dejarse pasear, etc., los cuales fueron instruidos en función de las necesidades específicas de cada niño dando resultados muy positivos por eso, podemos resumir los beneficios de la terapia con perros en niños diagnosticados de autismo en los siguientes puntos:

- Comunicación concreta simple y monocanal: el tipo de comunicación y actitudes del perro resultan más fácilmente reconocibles por un niño diagnosticado de autismo, posiblemente por utilizar solo una vía principal de comunicación (la visual), emitir señales de una forma simple y a la altura del niño.

- Objeto transicional: los niños necesitan objetos transicionales —aquellos en los que se deposita apego— que les den seguridad en las primeras etapas de su vida, objetos como muñecos, trozos de tela etc. Los niños diagnosticados de trastorno del espectro autista tienden a usar objetos transicionales durante un largo tiempo y el perro puede, a través de un proceso muy concreto, convertirse en un objeto transicional vivo que le permita estar más seguro en situaciones de ansiedad y desorganización que en el caso de estos niños son muy habituales.

- Integración Sensorial: a través de los estudios y teorías sobre Integración Sensorial inicialmente desarrolladas por la Dra. Jean Ayres, recogidas perfectamente por Martínez (2019), se ha descubierto la importancia que tiene una determinada etapa en el proceso de desarrollo del niño, una etapa que en el caso de los niños diagnosticados de autismo se ve notablemente afectada o interrumpida en su natural

(9)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761 proceso. El proceso de integración sensorial que proporcionan terapeutas expertos en esta área a través del perro permite que el niño progresivamente se vaya organizando y aparezcan respuestas adaptativas.

5 TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA

El trastorno del espectro autista se considera un trastorno basado en la conducta, resultado de alteraciones en los procesos sociales, la comunicación y el habla, con comportamientos repetitivos y rutinarios. Kanner y Asperger asociaban este retraso en la socialización con el retraso en el lenguaje.

Por tanto, y siguiendo a Romero (2011), la principal necesidad de estos/as alumnos/as es que se comunique, utilizando el medio que más se aproxime a sus capacidades comunicativas. Esto contribuye en gran medida a reducir la ansiedad y le permite desarrollarse en un entorno más inclusivo.

Otro aspecto a tener en cuenta es que las personas diagnosticadas de Trastorno del Espectro Autista (TEA) se caracterizan por un marcado déficit en su empatización. Esto se debe a que el niño/a tiende a sistematizarlo todo, analizando objetos y situaciones, de manera que puedan predecir aquello que desconocen (hipersistematización). En este sentido, cuando se solicita al niño diagnosticado de autismo que observe los ojos de una persona y que trate de averiguar qué siente encuentra una gran dificultad para realizar este proceso adecuadamente.

Como se puede deducir de lo anterior, los/as niños/as diagnosticados de autismo precisan controlar los hechos que tienen lugar a su alrededor, de manera que su nivel de ansiedad no se vea incrementado ante los cambios que puedan producirse. Es por ello que se requiere organizar espacial y temporalmente el entorno educativo del alumno/a. Esto se consigue mediante el Proyecto de Estructuración Ambiental de Niños Autistas (PEANA) que ofrece a este/a alumno/a la información y pautas correspondientes a las distintas situaciones y que permita facilitar su desarrollo personal (Romero, 2011).

Al mismo tiempo, presentan dificultad para identificar sus propias emociones, lo que se conoce como “alexitimia” (Ruggieri, 2013).

A modo genérico, como señalan De Souza y González (2018), entre algunas de las características que se derivan de este trastorno podemos encontrar:

- Falta de expresiones en su rostro. - Falta de empatía social.

(10)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761 - Retraso en el desarrollo del lenguaje: lenguaje repetitivo.

- Desaprende lo aprendido.

- Dificultades para mantener la mirada. - Ausencia de juegos propios de su edad. - Preferencia por las tareas individuales.

- Falta de interés por sus coetáneos o por personas desconocidas para él/ella. - Dificultad para reconocer los estados de tristeza o alegría de los demás. - Hipersensibilidad a sonidos y al tacto de ciertas texturas.

- Apego obsesivo hacia algún objeto poco usual.

6 PROCESO DE CREACIÓN, CONFORMACIÓN Y VALIDACIÓN

Para proporcionar una educación individualizada y ajustada a las capacidades y necesidades de los alumnos es necesario utilizar técnicas y métodos de conocimiento e indagación. En este sentido, uno de los instrumentos más útiles —sin lugar a duda— es el cuestionario (Rabal, Guirao y Martínez, 2020), siendo la facilidad de reproducción y utilización, tanto de la herramienta per se como de los resultados de los datos obtenidos sus mayores bondades.

Tal y como se ha mencionado, no se trata de una mera propuesta, sino que lo que se presenta en esta investigación es un cuestionario, con un pormenorizado sustento teórico, así como una posterior validación por expertos. El proceso de validación de los cuestionarios consistió en distribuirlos a profesionales en activo, tanto de Educación Infantil y Educación Primaria como de enseñanza universitaria —pudiendo, gracias al abanico tan amplio, extrapolar los resultados a alumnos de secundaria o bachiller—. A todos ellos se les pidió que anotaran el tiempo de realización de este —cuestionario—, a fin de verificar que la cumplimentación se realizaba en un corto espacio de tiempo. El resultado fue que cumplimentarlos era una tarea suficientemente efímera como para que no supusiera un impedimento pasarlos a un gran número maestros voluntarios —y que la población posible, debido a la facilidad de cumplimentación fuera amplia—.

Ahondando en el procedimiento objeto de la conformación de este cuestionario, fue concebido a través de una doble vertiente. El primer aspecto a considerar fue el minucioso análisis bibliográfico que se llevó a cabo ante las variables relacionadas con el uso de la dogoterapia en alumnos diagnosticados de TEA y que como resultado se obtuvieron aquellas de mayor relevancia, de entre las cuales algunas de las más relevantes se incluyen en el

(11)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761 presente estudio. La segunda clave principal sobre la que se sustenta la validez y trascendencia de este cuestionario —presente en el Anexo 1— fue la indispensable participación de diferentes expertos en el ámbito. Dichos expertos abarcaban desde docencia universitaria, Educación Primaria, especialistas en Pedagogía Terapéutica e Infantil, todos ellos vinculados directamente con el mundo de la investigación.

7 CONCLUSIONES E IMPLICACIONES

Como criterios para conservar un ítem se utilizó una metodología similar a la ya presentada por Rabal, Guirao y Martínez (2020), consistente en establecer una consonancia de al menos 3/4 de los expertos, en valoraciones —sobre cinco puntos— de tres o menos en dos o más de los evaluadores se procedió a la revisión o descarte del ítem objeto. Ello produjo un total de cinco descartes, así como la reformulación de dos ítems.

Todo ello da como resultado un cuestionario adecuado, por su idoneidad así como por la facilidad de uso, para futuras líneas de investigación que aboguen por una enseñanza de calidad, buscando aquellos aspectos que la mejoran —o pueden hacerlo—.

8 LIMITACIONES

Es imprescindible llevar un proceso de discernimiento final, a fin de recopilar, por un lado, los problemas o dudas que han podido aparecer durante el proceso de elaboración del presente estudio a fin de poder concretar las limitaciones de, en el caso que nos atañe, una herramienta que servirá a investigaciones venideras, cuyos datos arrojados deberán ser altamente veraces y fiables.

En este sentido, la principal limitación que podemos barajar, sobre todo al tratarse de un cuestionario, es que los datos obtenidos no sean lo más fiables posible. En este sentido, al tratarse de un cuestionario que tiene por objeto una rúbrica con escala de estimación/valoración directa, sobre 4 puntos, no se podría llegar a perfilar en detalle ciertas respuestas, si bien es cierto, los ítem objeto de los cuestionarios presentados son claras, concretas y concisas. Una posible actuación a fin de aumentar la fiabilidad del estudio sería complementar estos cuestionarios con una serie de entrevistas cortas, que permitan ahondar en el componente cualitativo de la investigación.

(12)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761

BIBLIOGRAFÍA

Abellán, R. M. (2008). La terapia asistida por animales: una nueva perspectiva y línea de investigación en la atención a la diversidad. Indivisa. Boletín de estudios e investigación, (9), 117-143.

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental

disorders (5th ed.). Washington, DC.

Angós, M. R., Ramón, C. E. I. P., de Huerva, C. D. C., & de Aragón, C. A. Centros de Integración Preferente de Alumnado TEA. Comunidad Autónoma de Aragón.

Barbado Sánchez, A. (2016). La eficacia de la terapia asistida con animales en personas con discapacidad. Análisis de los flujos comunicativos entre la persona con trastorno del espectro del autismo y el perro de terapia.

Beck, A. M., & Katcher, A. H. (1984). A new look at pet-facilitated therapy. Journal of the

American Veterinary Medical Association, 184(4), 414.

De Souza, V., & González, M. (2018). Evaluación y propuesta de intervención en atención temprana para el trastorno del espectro autista (TEA). Retos Educativos, Sociales,

tecnológicos Y De Salud En atención Temprana. (p.1–10). Huelva: ASPROMIN. Recuperado

de http://congresoaspromin.com/casp/wp-content/uploads/2019/02/05-CO-EVALUACION-

Y-PROPUESTA-DE-INTERVENCION-EN-ATENCION-TEMPRANA-PARA-EL-TRASTORNO-DE-ESPECTRO-AUTISTA.pdf

Delgado, R.,Amor, A., Montserrat, M., Barranco, P. y Sánchez,A. (2017). Terapia asistida por animales. Revista Española de Comunicación en Salud, 8 (2), 254-271. Recuperado de https://doi.org/10.20318/recs.2017.4006

Fundación Affinity Animales y Salud. Perros de terapia y sus beneficios en las personas. Recuperado de https://www.affinity-petcare.com/vetsandclinics/es/perros-de-terapia-y-sus-beneficios-en-las-personas

Fundación Querer (2017). Cuando el perro es mucho más que un amigo. Recuperado de https://www.fundacionquerer.org/2017/03/31/intervencion-asistida-animales-terapia-perros/ Levinson, B. M., & Mallon, G. P. (1997). Pet-oriented child psychotherapy. Charles C. Thomas Publisher.

Martínez Guillín, B. (2019). Publicaciones científicas sobre la teoría de la integración sensorial de Jean Ayres: scoping review.

Martínez, A., Matilla, M., & Todó, M. (2010). La terapia asistida por animales: una nueva perspectiva y línea de investigación en la atención a la diversidad.

Monleón, M. B., Martínez, V. C., & Andreu, J. L. (2017). Terapia asistida con perros en niños y adolescentes. Revista Española de, 73(2), 79-84.

(13)

Braz. J. of Develop.,Curitiba, v. 6, n.4,p.20187-20198 apr. 2020. ISSN 2525-8761 Oropesa, P., García, I., Puente, V. y Matute, Y. (2009). Terapia asistida con animales como fuente de recurso en el tratamiento rehabilitador. MEDISAN, 13 (6). Recuperado de http://scielo.sld.cu/pdf/san/v13n6/san15609.pdf

Ortíz, L. P. (s.f). Proyecto educativo “mi mejor amigo” terapia asistida con perros.

Paula-Pérez, I. (2013). Diagnóstico diferencial entre el trastorno obsesivo compulsivo y los patrones de comportamiento, actividades e intereses restringidos y repetitivos en los trastornos del espectro autista. Revista de Psiquiatría y Salud Mental, 6(4), 178-186.

Rabal Alonso, J.M.; Guirao Carpes, Mª. C. Y Martínez García, V. (2020). Validación de cuestionarios sobre el uso de las tics en el aula: ITICA y TICAMA. Brazilian Journal Of

Development, 6 (3).

Repetur, K. y Quezada, A. (2005). Vínculo y desarrollo psicológico: la importancia de las relaciones tempranas. DGSCA-UNAM, 6 (11), 1-15. Recuperado de revista.unam.mx/vol.6/num11/art105/nov_art105.pdf

Ruggieri, V. (2013). Empatía, cognición social y trastornos del espectro autista. Revista de

neurología, 56(1), 13-21.

Tabares, C., Vicente, F. y Sánchez, S (2013). Análisis del cambio hormonal en una población de niños autistas por el efecto de la terapia asistida con caballos. INFAD 1 (1), 615-622. Thomas, W. H. (1996). Life worth living: How someone you love can still enjoy life in a

nursing home: The Eden Alternative in action. Publisher: VanderWyk&Burnham.

Figure

Updating...

References