• Nenhum resultado encontrado

Incidencia y control de la fiebre aftosa y de otras enfermedades similares del ganado en las Americas

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2017

Share "Incidencia y control de la fiebre aftosa y de otras enfermedades similares del ganado en las Americas"

Copied!
11
0
0

Texto

(1)

INCIDENCIA Y CONTROL DE LA FIEBRE AFTOSA Y DE OTRAS ENFERMEDADES SIMILARES

DEL GANADO EN LAS AMERICAS*

1 DE OCTUBRE 1953 A 30 DE SEPTIEMBRE DE 1954

PETER,R. ELLIS, B.Sc., M.R.C.V.S., M.P.H. Y ERVIN A. EICHHORN, V.M.D. Del Centro Panamericano de Fiebre Aftosa Rio de Janeiro, Brasil

El Centro Panamericano de Fiebre Af- tosai, a fin de cumplir con una de sus misiones, ha seguido expandiéndose como agencia encargada de recoger y difundir in- formaciones referentes a las “enfermedades vesiculares”. Se verá que este segundo in- forme tiene mayor alcance y proporciona más detalles que el primero.$

Se prevé que los futuros informes serán publicados con mayor frecuencia y que cubrirán un campo más vasto. Al emprender esta difícil tarea, el Centro pretende alcanzar tres objetivos:

1. Obtener una mejor comprensión de la naturaleza de la fiebre aftosa en las Américas y de las dificultades asociadas con su control;

2. Hacer un esfuerzo para demostrar que es indispensable la cooperación internacional si se quiere controlar y, finalmente, erradicar la fiebre aftosa; y

3. Acumular una buena cantidad de datos que sirvan de guía a esta Institución cuando llegue el caso de tener que ayudar a los países ameri- canos que lo necesiten.

De los treinta y cuatro países, territorios y grupos de islas interrogados, treinta res- pondieron plenamente y de tres de los restantes se obtuvieron informaciones limi- tadas por otras fuentes.7

* Manuscrito recibido en mayo de 1956. t Proyecto de Asistencia Técnica de la Organi- zación de Estados Americanos, operado por la Oficina Sanitaria Panamericana, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud, en co- operación con el Gobierno del Brasil.

1 El primer informe se ‘publicó en inglés, con resumen en español, en el Boleth de octubre, 1954, pltg. 407.

f México: Publicaciones en Ia prensa y decla- raciones oficiales.

Colombia: Informaciones oficiales y minutas

En el transcurso de este informe se utili- zará el tkmino “pais” para designar tanto un país, como un territorio o un grupo de islas.

EXAMEN DE LA SITUACION EN EL PERIODO DE ESTUDIO

Fiebre aftosa

El mapa 1 y el Cuadro No. 1 muestran que, en relación con la incidencia de la fiebre aftosa, han ocurrido importantes cambios. El Gobierno Mexicano comunica que el pro- grama de erradicación implantado concluyó con éxito en junio de 1954. En abril de 1954 la Secretaría de Agricultura de los Estados Unidos de América manifestó que, de no ocurrir nuevos brotes, el 31 de diciembre de 1954 declararía a México libre de fiebre aftosa y permitiría la importación de ganado procedente de los siete estados septentrio- nales de dicho pafs. Venezuela también comunicó haber alcanzado excelentes pro- gresos; el Gobierno, en vista de que sólo han ocurrido cinco brotes en un período de 12 meses, se ha encontrado en condiciones de adoptar el método de sacrificio y de sus- pender la vacunación en extensas áreas. Ecuador nuevamente informa sobre la no existencia de brotes. Todo hace indicar que en Martinica no se han presentado nuevas ocurrencias.

A pesar del programa de control existente en Colombia, en este país se registra propa- gación de la enfermedad. En el Perú, des- pués de un año de no presentarse la fiebre aftosa, ocurrieron brotes esporádicos. En la isla de Cayena, Guayana Francesa, se identi- del V Seminario sobre Fiebra Aftosa realizado en Bogotá en junio de 1955.

Martinica: Comunicaciones recibidas de los consultores de la FAO y de la Comision del Caribe.

(2)

CUADRO No. l.-Estado de las enfermedades vesiculares.

País

Argentina. ... Bolivia. ... Brasil. ... CanadA. ... Chile. ... Colombiaù ... Costa Rica. ...

Cuba.. ... .:’ Ecuador. ... .... El Salvador. ... Estados Unidos ... Guatemala. ... Haití. ... Honduras ... México” ... Nicaragua ... PanamB, ... Paraguay ... Perú ...

Rep. Dominicana. ... Uruguay. ... Venezuela. ... Belice, ... Guayana Br ... Guayana Fr ... Guayana Hol. ... Jamaica. ... Martinicad. ... Trinidad. ... Antilla Hol.. ... Puerto Rico

Windward 1s ... :. Leeward 1s ...

Bahamas. ...

/ Fiebre aftosa

Tipos de virus

- 0 + :,+ + - + + - - - - - - - - - - + + - + + - - “+ - - - - + - - - - - A + ‘“+ + - + + - - - - - - - + - - + - - + + - - ” + - - - - - - - - - Distribución ‘otali- ad del país - ? + - - - - - - - - - - - - - + - - + - - - - - - - - - - - - -

l-

Estomatitis vesicular !Jipos de virus Distribución

Idiana - ? - - ? - - ? - - + - - + ? - - - ‘otali- id del pafs - ? - - - - - - - - - - ? - - - - - - - - - - - - - - - - - - - otras enfer- nedsdes :siculares - ? - - - - - - - - c - - ? - - 4’ - - - ? - - - - - - - - - - -

* Diagn6sticos no efectuados de laboratorios.

b Minutas del V Seminario sobre Fiebre Aftosa, Bogotá, Colombia, 1955. 0 Despachos de Prensa y declaraciones oficiales.

d Comunicaciones de consultores de la FAO y de la Comisión del Caribe. 0 Exantema vasicular.

Datos no disponibles. + Positivo.

- Negativo. ? Desconocido.

(3)

Agosto 19561 FIEBRE AFTOSA 173

MAPA 1

LA FIEBRE AFTOS.4 EN LAS AYERICAS, DEL lo DE OCTUBRE, 1953:4L 30 DE SEPTIEMBRE 1954

/-/---

L.&--ys”

M EXICO:

Erradicación

comoleta&.?>

Brote nuevo

VENEZUELA:

Cinco brotes

GUAYANA

FRANCESA:

COLOMBIA:

La infección se extendió,

‘ti-

..,..,.,,

distribución exacta desconocida ’

PER& Brotes limitados cerca-

\-

.* %

13

de Lima y Huancayo

I

ZONAS AFECTADAS

ò j

D \y

ì

5

!fi; J .

limitados

Brote nuevo

los animales enfermos y de los expuestos a ciones futuras, ya que Aruba no posee la enfermedad fué, por esta circunstancia, población permanente de ganado.

(4)

MAPA II

EXANTEMA VESICULAR -CONDADOS INFECTADOS EN LOS ES.I‘ADOS UNI DOS E AMeRICA

Estomatitii Vesicular-Amas infectadas en las Américaa

BELI CE : Dos brotes sospechosos

ENEZUELA:

Area infectada

PANAMA:

Provincia Chiriqui

PERU: Provincias Lima’

y Cajomarca

AREA AFECTADA POR LA ESTOMATITIS VESICULAR Ic OCTUBRE 1953 A 30 SEPTIEMBRE 1954

BROTES AISLADOS DE LA ESTOMATITIS VESICULAR Io OCTUBRE 1953 A 30 SEPTIEMBRE 1954

CONOADOS DE LOS ESTADOS UNIDOS INFECTADOS CON LA EXANTEMA VESICULAR Io JULIO A

31 DICIEMBRE 1954(PERlODO COMPARATIVO MAS CERCANO)

Estomatitis vesicular sigue predominando la ocurrencia del tipo

En muchos de los paises de Norte y Centro “New Jersey”. Como quiera que en Bolivia T. América, así como en los situados al norte de no se han efectuado exámenes de laboratorio

(5)

Agosto 19561 FIEBRE AFTOSA 175

lares”, el estado de estas enfermedades en el país es desconocido. Costa Rica confirmó la presencia de estomatitis vesicular mediante pruebas biológicas; el virus no fu6 tipificado. Panamá también registró un nuevo brote de la enfermedad y nuestro laboratorio con- firmó la presencia del virus tipo New Jersey. No se recibió información específica de México ni de Guatemala, pero existe la posi- bilidad de que la enfermedad aún afecte esos dos países.

Se recibió detallada información acerca de una enfermedad vesicular no diagnosticada que afectó al ganado en Belice. La infecciosi- dad extremadamente baja, la muy limitada distribución y la esporádica incidencia en ciertas temporadas, sugieren que podría tra- tarse de estomatitis vesicular.

Exantema ve.skular

Todo parece indicar que esta enfermedad aún no ha salido de los líítes de los Estados linidos y que se han logrado grandes pro- gresos en el programa establecido para su

CUADRO No. Z-Medidas de control contra la fiebre c

País

.

Argentina. ... Bolivia. ... Brasil. ... Chile. ... Colombiaa. ... Méxicob ... Paraguay ... Perú. ... Uruguay. ... Venezuela. ... Guayana Fr ... Antillas Hol.. ... Martinica. ...

-i- c .- - krificio a P s

2 B

3 1

2

w PI

--

- f

<.. .

- -

- -

- -

+ t

- -

- -

- -

+ -l

- +

+ -l

. - -- I __

%r-

- : i -- - Area

erradicación (mapa II, Cuadro No. 1). Durante el año del estudio, un total de 218.597 cerdos se infectaron o estuvieron expuestos a la infección; en los doce meses anteriores se afectaron 433.000 animales. Asimismo, se redujo el número de Estados infectados y esto se atribuye principalmente al cumplimiento de los reglamentos que exigen que sean cocidos los desperdicios de cocina destinados a la alimentación de los cerdos. Al finalizar el período de que tra- tamos, 43 Estados ya habían puesto en vigor estos reglamentos.

EXAMEN DE LAS MEDIDAS DE CONTROL

Fiebre aftosa

Al hacer el primer informe pudimos ver que, aunque el programa aplicado en un país difiere en ciertos aspectos de los aplicados en otros, las campañas de control de la fiebre aftosa en las Américas podían ser clasifi- cadas, de un modo general, dentro de tres tipos. En este segundo informe se hace un

__ tosa.

Vacunación

0 B 9 B 0

2 2 “a .cj 2 --

- - ‘4 -I-

- - - + + - - - - - - + + - - - - - . . o> B 3 2 2

$ 2 z ‘d B 8 2 -__-

+ + + + - ‘Y + + + + + - - + - - + + + - + - + + + + - - + + - + - - - . . . . - - - - + + - - - +- L - - _- - RWZXU- nación al z 2 2, ii 22 $2

2 z

--

+ -

‘i( -

+ - + + - - - + + - + - - + - - . - õ .- _-

détodo de rplicación

1

I 2

jj o

B -z

.z p

@

2 PI

: .’ + + + + - + - + + - - + + + - + - + - - . .._

a Minutas del V Seminario sobre Fiebre Aftosa, Bogotá, Colombia, 1955. b Despachos de prensa y declaraciones oficiales.

. . . Datos no disponibles. + Sf

(6)

‘176 BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

esfuerzo para poner de manifiesto algunas de esas diferencias.

El Cuadro No. 2 muestra que un país practicó el sacrificio de los animales enfermos y de los expuestos a contagio como medida principal para llegar a la erradicación; dos paises implantaron el sacrificio como método auxiliar en sus programas de control y otros dos determinaron usar el sacrificio en caso de que la enfermedad invadiera áreas no in- fectadas previamente.

De ocho países, siete aplicaron la cuaren- tena y controlaron la movilización general de ganado como medidas clave de sus pro- gramas de control.

Una gran mayoría de los once pafses que utilizaron la vacunaci6n permitieron el uso de vacunas trivalentes; los paises infectados con uno o dos tipos de virus confiaban exclu- sivamente en las vacunas mono o bivalentes

(véanse los Cuadros Xos. 1 y 2). De los once países en cuestión, tres poseen disposiciones que obligan a los ganaderos a vacunar cuando las autoridades asf lo determinen.

Las diversas fuentes de vacuna pueden ser clasificadas como oficiales o comerciales. La información disponible muestra que, de estos once países, cinco usaron vacuna pre- parada por laboratorios oficiales única- mente, dos utilizaron vacuna producida por laboratorios comerciales y los restantes usaron vacuna de las dos fuentes. La aplica- ción de la vacuna oficial se llev6 a cabo en alto grado por personal oficial; en contraste, la vacuna comercial generalmente no fu6 aplicada por empleados oficiales.

La pohtica de vacunación y revacunaci6n adoptada por cada país parece estar directa- mente relacionada con la naturaleza y extensión de la enfermedad.

Estomatitis vesicular

Solamente dos países hicieron algún es- fuerzo para controlar o limitar la disemi- nación de la enfermedad, y la única medida aplicada en ellos fu6 la cuarentena en los brotes individuales (Cuadro No. 2).

Exantema veskular

El gobierno de los Estados Unidos ha seguido muv emneñado en su nolítica de

control del exantema vesicular. Donde quiera que los gobiernos federal y estatal actúan de acuerdo para la erradicación de la enfermedad, todos los animales infectados son sistemáticamente eliminados. Los regla- mentos que obligan a hervir los desperdicios de cocina que se destinan a los cerdos, han representado un papel muy importante en la reducción de la incidencia de la enfermedad, como quiera que los desperdicios crudos cons- tituyen probablemente el factor más im- portante de su diseminación. Al terminar el plazo de doce meses, estos reglamentos estaban en vigor en 43 estados.

EXAMEN DE LAS MEDIDAS DE PROTECCION

El Cuadro No. 3 evidencia que los países que han informado que se encuentran libres de la fiebre aftosa están perfectamente con- vencidos de la necesidad de las medidas de protección. Con excepción de uno, al termi- nar el período que este informe abarca, todos los países habían sancionado normas en las que se contempla el control de las impor- taciones de ganado que pueden actuar de vehículo de la enfermedad. La gran mayoría de estos paises reforzaban los reglamentos con inspecciones veterinarias en los puertos de entrada; estas inspecciones son practi- cadas por veterinarios oficiales o por asis- tentes adiest’rados al efecto. Debe notarse que también la gran mayoría cuenta con los planes de erradicar cualquier brote que pueda ocurrir mediante la cuarentena del área afectada y la eliminación de los en- fermos y de los expuestos a contagio. La aplicación y apoyo de esta polftica depen- derá del número de brotes y de la extensión

del área afectada. Por lo menos, la mayoría de los gobiernos han autorizado tal política. Un sorprendente número de países se en- cuentra efectuando programas de educación del público sobre fiebre aftosa. Generalmente estos programas tienen dos objetivos: ins- truir al público sobre las razones que existen para adoptar medidas de control y hacer saber lo que la fiebre aftosa significa.

(7)

+

Agosto 19561 FIEBRE AFTOSA 177

CUADRO No. 3.-Medidas de protección contra la$ebre aftosa en paises considerados libres y considerados

infectados.

País

..

Considerado libre Canadá ... Costa Rica ... Cuba. ... ... Ecuador. ... El Salvador ... Estados Unidos. ... Guatemala. ... Haití. ... Honduras. ... Nicaragua. ... Panama. ... Rep. Dominicana. .... Belice. ... Guayana Br. ... Guayana Hol.. ... Jamaica. ... Trinidad. ... Puerto Rico ... Windward 1s. ... Leeward 1s ... Bahamas ... Considerado infectado

Argentina. ... Bolivia ... ... Brasil. ... Chile ... Colombiaa. ... México. ... Paraguay. ... Perú ... Uruguay. ... Venezuela. ... Martinica. ... Ant. Hol.. ... Guayana Fr ...

Reglamenta ción para control de mportach + + + + - + ‘G- + + + + + + + + + : + + + - - + . . . . - . + + + Sanidad veterinaria portuaria + - - - - + . . - + + + - + - - + - + - - - + . . . - +- - . . . ‘Y . - . . - - Pr0grWlX educativo del público

+ + + + - + - - + - : + + + + + + +- + + . . . + + + . . . . . + . + . + + + : - - + . . - - + + - - + + + - + f- - + . . . - . . . - . . . . . . - . . + . . - -

8 Minutas del V Seminario sobre Fiebre Aftosa, Bogotá, Colombia, 1955. . . Datos no disponibles.

+ sí. - No.

+ - Parcial.

Medidas de control para emergencia

Wamiento estricto del foco

Control de Sacriiício novímiento de animales

+ + - + - + - + + - + + + + + + + + + +

(8)

tados y todos han establecido servicios de ducir al éxito si cuenta con la colaboración inspección veterinaria en los puertos de en- internacional, especialmente en lo que se re- trada. De este grupo de países, más o menos fiere a las áreas limítrofes de Colombia y la mitad han establecido medidas de cuaren- Venezuela, de Colombia y Ecuador y de tena para los animales importados. Perú y Bolivia.

DISCUSION Y CONCLUSIONES

Para sostener la situación actual y de ella partir para obtener futuros progresos, hay mucho que hacer.

La situación en el área del Caribe ha mejorado considerablemente gracias a la terminación del programa de erradicación de México y al excelente trabajo que se ha seguido haciendo en Venezuela; esto quiere decir que se ha eliminado una de las dos fuentes de peligro potencial y que la otra avanza rápidamente hacia el mismo fin. Hasta cierto punto este progreso está con- trabalanceado por los brotes ocurridos en la Guayana Francesa y en Aruba, y por el aumento del área afectada de Colombia. Sin embargo, se cree que los dos nuevos brotes no poseen la importancia que se les atribuyó al comienzo; los dos territorios afectados tienen poca o ninguna población permanente de ganado. Además, el brote de Aruba fue erradicado y, al final del perfodo aquí comen- tado, la isla seguía aún libre de fiebre aftosa; el brote de la Guayana Francesa se trató con estricta cuarentena y con vacunación y desinfección. Estos dos brotes sirvieron pro- bablemente no tanto para poner de mani- fiesto las fuentes de grave peligro, como la necesidad de adoptar medidas de protección más firmes.

Las perspectivas de erradicación son más remotas en el Sur y Este de América del Sur; la mayoría de los países allí localizados se encuentran infectados enzoóticamente y no poseen barreras naturales que les permitan evitar la movilización del ganado para un control más eficaz de la enfermedad. A menos que se descubran procedimientos nuevos y mucho más efectivos, transcurrirán muchos años antes de que se pueda pasar de un programa de control a uno de erradica- ción.

A pesar de los nuevos brotes ocurridos en el Perú, la sección de los Andes y la parte norte de Sur América parecen encontrarse relativamente en buena posición para con- trolar y, finalmente, erradicar la fiebre aftosa. Pero un país no puede actuar solo, pues las ventajas que estas secciones tienen pueden tornarse en desventajas, a menos que los países interesados aúnen sus esfuerzos. Una mirada al mapa económico de estos países y un estudio de las condiciones topo- gráficas que reinan en ellos, mostrarán que un nrograma de erradicación ~610 puede con-

En el primer informe se delineó el papel que puede representar la eliminación de ani- males enfermos y expuestos a contagio en la erradicación de la fiebre aftosa. Algunas hipótesis han sido ya probadas mediante la experiencia ganada en México, en Venezuela y en Aruba, así como en Europa, y es alentador observar que mas del 75 % de los países libres de fiebre aftosa han decidido recurrir al sacrificio de las reses si la enferme- dad llega a atacar su ganadería. La mani- festación del Gobierno de la Argentina, país que posee gran experiencia en programas de vacunación, de que apelará al sacrificio de animales si regiones hasta hoy libres llegan a infectarse, es tal vez el apoyo más significa- tivo a la política del sacrificio del ganado. El hecho de que esta medida no figure aún en los planes de muchos paises infectados, indica indudablemente que no se encuentran todavía en posición de considerar la erradi- cación de la fiebre aftosa.

(9)

P

Agosto 19561 FIEBRE AFTOSA 179

males en todo el país mediante la inspección, la desinfección y expedición de licencias de tránsito. Estas medidas deben ser parte esencial de cualquier programa de control o de erradicación que pretenda llegar a un final con buen éxito. La vacunación contra la fiebre aftosa es generalmente la medida de control que mayor atención recibe. Se utiliza gran variedad de vacunas y de métodos de aplicación, pero pocos países pro- ducen la cantidad de vacuna necesaria. Pese a la duda que algunos han manifestado acerca de la efectividad de las vacunas tri- valentes, éstas se utilizan en siete de los once países que llevan a cabo vacunaciones; en realidad, los únicos países que utilizan vacunas mono o bivalentes son los que se encuentran afectados por uno o dos de los tipos de virus. Un problema fundamental del control de la fiebre aftosa es la impractica- bilidad de usar vacunas mono y bivalentes donde los tres tipos de virus hacen su apa- rición. En gran parte de la América del Sur la industria ganadera adelanta en forma tal que se hace imposible examinar los animales más de dos veces por año y por esto no se pueden llevar a efecto más de dos vacuna- ciones anualmente. El ganado lechero y el de pura sangre constituyen la excepción.

La vacunación obligatoria es también otro paso hacia el efectivo desenvolvimiento de un programa de control. Como se anotó en el primer informe, la vacunación y revacuna- ción obligatorias son esenciales para alcanzar el efecto máximo de un programa de este tipo. Un estudio del Cuadro No. 3 revelará que todos los países que, vienen llevando a cabo programas intensos, tales como México, Venezuela, Colombia y la Guayana Fran- cesa, han hecho obligatoria la vacunación. Se notará también que cada uno de estos países utilizó vacuna preparada por labora- torios oficiales, la cual fué aplicada por personal oficial.

Claro está que el objetivo de un programa de protección es tomar el máximo de medidas contra la penetración de la fiebre aftosa en el país o área hasta entonces libre de ella, o contra la infiltración de nuevos tipos o

nuevas cepas en las regiones ya afectadas. Este esfuerzo puede parecer fútil a primera vista, ya que el virus de la fiebre aftosa puede ser transmitido por animales salvajes, aves migratorias y aun por el viento, pero por fortuna estos medios son relativamente poco comunes. Por lo tanto, si se controlan los medios más comunes de diseminación, tales como los animales y sus productos y los ma- teriales sujetos 51 entrar en contacto con ellos, el riesgo de que la fiebre aftosa se difunda se reduce grandemente. En los pro- gramas de protección deben consignarse, pues, los reglamentos que especifican qué debe importarse y bajo qué condiciones; asi- mismo, debe implantarse un servicio de ins- pección que garantice el cumplimiento de dichos reglamentos. Es muy alentador ver que, de 28 paises, 24 cuentan con reglamen- tos de importación relacionados con la fiebre aftosa, y que, de estos 24, 21 tienen servicios de inspección veterinaria que se encargan de hacerlos cumplir. Sin embargo, las necesi- dades son diferentes en cada país y los reglamentos, hasta donde sea posible, deben ajustarsea esas necesidades. Cuando, a pesar del riesgo, se haga indispensable efectuar una importación, deberán prescribirse métodos adecuados de tratamiento; naturalmente, estos métodos de tratamiento variarán de acuerdo con las necesidades de cada país. Aún así, hay ciertos principios fundamen- tales que deben tenerse en cuenta al elaborar y hacer cumplir un reglamento. Ahora que casi todos los países libres de fiebre aftosa y la gran mayoría de los infectados tienen reglamentos concernientes 51 la protección, sería oportuno considerar el medio de ob- tener mayor uniformidad de acción. La uniforme aplicación de las medidas de pro- tección conducirá a un mejor entendimiento y tal vez proporcionará alivio económico a algunos de los países.

(10)

del país de origen. .4demás, debido a que muchos países americanos necesitan im- portar animales para el establecimiento de nuevas razas o para la int,roducción de nuevas líneas de sangre, se hace necesario encontrar una fórmula que facilite las im- portaciones de países infectados; el estable- cimiento de métodos de cuarentena uni- formes y reconocidos tanto en cl país de origen como en el de dest,ino, se presenta como la solución natural.

Finalmente, ningún programa de pro- tecci6n podrá ser completo sin las debidas medidas de protección. Como se ha anotado, la mayorfa de los países libres de fiebre aftosa parecen haber dado bastante con sideración al asunto y planean recurrir a la polftica del sacrificio, si la enfermedad hace su aparición. Sin embargo, un plan no es suficiente; debe haber siempre disponible un servicio veterinario, con ramificaciones en todo el pafs y en permanente cont’acto con la industria ganadera, el cual, cuando las ne- cesidades lo requieran, se encargará de poner el plan en actividad.

La confusión que la estomatitis vesicular ocasiona en el diagnkstico de la fiebre aftosa constituye aún un problema mayor que el planteado por la enfermedad en sí. Las dificultades ofrecidas por el exantema vesicu- lar disminuyen rápidamente; por fortuna aún se encuentra confinado en un país. Sin embargo, debe tenerse siempre en cuenta que tanto el exantema vesicular como la estoma- titis vesicular pueden alcanzar proporciones epizoóticas, y ocasionar graves pérdidas. Ciertamente, estas dos enfermedades deben recibir una consideración mayor de la que, hasta ahora, se les ha dado en muchos de los países americanos.

SUMARIO

Por dos años consecutivos el Centro Pana- mericano de Fiebre Aftosa ha recopilado y revisado las informaciones que ahora brinda sobre la fiebre aftosa y okas enfermedades similares en las Américas. Las informaciones utilizadas en la elaboración de este informe han sido obtenidas en fuentes oficiales de los

respectivos pafses mediante interrogatorios al efecto. Este último estudio demuestra que, en relación con la fiebre aftosa, han ocurrido progresos de alta significación y que el cuadro general de la enfermedad ha cam- biado considerablemente. Se cree que la situación del área del Carihe ha mejorado y que la sección andina y la parte norte de Sur América continúan en posición favorable para erradicar la enfermedad, siempre y cuando los países interesados estén dispues- tos a cooperar en un esfuerzo común. La colaboración internacional es esencial, espe- cialmente en las áreas fronterizas de Co- lombia y Venezuela, de Colombia y Ecuador y de Perú y Bolivia.

La utilizaciún de la “polftica de sacrificio” de las reses ha recibido nuevo apoyo de países infectados de fiebre aftosa y es una medida clave en los planes de muchos de los países libres de ella.

Las vacunas trivalentes han obtenido amplia aceptación, tal \*cz como resultado de la necesidad y no por preferencia. Las vacunas elaboradas por los laboratorios oficiales y aplicadas por personal oficial parecen ser preferidas por aquellos países embarcados en programas intensos contra la fiebre aftosa. il este respecto, se señala también que la vacunaci6n obligatoria es necesaria si se quiere obtener el máximo beneficio de un programa de vacunación. La escasez de vacuna contra la fiebre aftosa es un problema común a todos los países enzoóticamente afectados.

Con excepción del brote sospechoso ocu- rrido en Belice, la estomatitis vesicular ha presentado poco cambio. Parece que esta enfermedad no recibe la debida atención en muchos países.

El exantema vesicular aún no ha salido de las fronteras de los Estados Unidos de América y en este país se han logrado con- siderables progresos hacia su erradicación. El número de cerdos afectados y expuestos a contagio es poco más de la mitad del re- gistrado en el año anterior.

En este informe se ha prestado mayor atención a las medidas de protección, y se

(11)

f

Agosto 19563 FIEBRE

T

presume que ha llegado el momento de valorar y uniformar tanto las medidas regla- mentarias de protección como la aplicación de las mismas. Se discute la necesidad de procedimientos internacionales de cuaren- tena y se concluye que tales procedimientos son una necesidad inaplazable.

AFTOSA

AGRADECIMIENTO

Imagem

CUADRO  No.  l.-Estado  de  las  enfermedades  vesiculares.  País  Argentina.  ...............
CUADRO  No.  Z-Medidas  de  control  contra  la  fiebre  c
CUADRO  No.  3.-Medidas  de protección  contra  la$ebre  aftosa  en paises  considerados  libres  y  considerados

Referências

Documentos relacionados

De ésta forma, de modo general, la actuación del enfermero gerente a estado mucho más allá de lo que el realmente puede ofrecer - si las condiciones y el contexto del trabajo sufren

Los propósitos del Centro son ayudar a los Gobiernos de la América del Sur donde existe fiebre aftosa, en el control, y cuando sea posible, erradicación de esta enfermedad

Las tasas de mortalidad por fiebre reu- mática y por enfermedades reumáticas crónicas del corazón, así como por las demás formas de enfermedades cardíacas,

rrero, que había presentado fiebre desde un año antes del ingreso en el Hospit’al de Enfermedades de la Nukición, y en quien la exploración física reveló

Brasil es el único país sudamericano que tiene ganado de cerda en proporción signifi- cat,ivamente grande, y aunque el alcance del problema de la fiebre aftosa del

Diciembre 19611 FIEBRE AFTOSA 561 Consulta práctica.--Se proveerá esta clase de servicio en todas las fases de la prevención y el control de la fiebre aftosa,

Regarding solubility studies, two different types of profiles were noted: the β-CyD and HP-β-CyD systems exhibited an A P type phase solubility curve while the

Segundo Moreira (2009), identificar a questão norteadora da pesquisa que valha a pena investigar, que possa gerar conhecimentos, é a parte mais difícil da