Participación de cada ciudadano y de cada comunidad

Texto

(1)

CRONICA 541

El comienzo del camino

En eso consiste la atención primaria de salud. En la Conferencia Interna- cional sobre Atención Primaria de Salud, que se celebró en Alma Ata (URSS) en 1978, se publicó una Declaración en donde se afirma que la atención pri- maria de salud es la clave para alcanzar la Salud para Todos en el Año 2000. En la misma Conferencia se formuló un llamamiento para que se empren- dieran en el plano internacional y en los países una acción urgente y eficaz, en- caminada a mejorar y aplicar la atención primaria de salud en todo el mundo y en particular en los países en desarrollo, según un espíritu de cooperación téc- nica y en armonía con un nuevo orden económico internacional. Los Estados Miembros de la OMS no tardaron en responder al llamamiento, y en el presen- te elaboran sus estrategias a fin de alcanzar la salud para todos, por medio de un nuevo enfoque basado sobre la atención primaria. Lo hacen cada uno de ellos en forma individual, para sus propios países, y también colectivamente para asegurar así el apoyo regional y mundial a sus estrategias nacionales. Pero esto no es más que el comienzo del camino. Esas estrategias se convertirán en planes de acción que, a su vez, se llevarán a cabo de manera gradual en el cur- so de los dos próximos decenios. El foro supremo de las Naciones Unidas, la Asamblea General, ha acogido con satisfacción esos esfuerzos y ha exhortado a los demás sectores para que les presten su apoyo.

Todo ello constituye un excelente augurio para el desarrollo del movimiento nacional e internacional, encaminado a alcanzar la salud para todos. A pesar de la difícil situación que impera en muchos lugares del mundo y del in- quietante clima económico, el compromiso político general de los gobiernos y el apoyo entusiasta de las poblaciones pueden hacer realidad esa propuesta.

Podemos

triunfar.

Debemos

triunfar. Si no lo lográramos, los niños de hoy, y los que aún no han nacido pero que constituirán más de una tercera parte de los habitantes del mundo en el tio 2000, nunca nos lo perdonarán.

PARTICIPACION DE CADA CIUDADANO Y DE CADA COMUNIDAD

Mensaje del Dr. Héctor R. Acuña

Director de la Oficina Sanitaria Panamericana

(2)

342 BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA Abril 1981

tados Miembros sería lograr que todos los ciudadanos del mundo en el año 2000, consiguieran un nivel de salud que les permitiera llevar una vida social y económicamente productiva. En 1978 se decidió además que la clave para ei logro de esta meta, actualmente conocida como Salud para Todos en el Año 2000, sería el acceso a servicios de atención primaria de salud mediante una co- bertura total.

A raíz de esas decisiones de la Asamblea Mundial de la Salud, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró oficialmente que la salud era parte in- tegrante del desarrollo social y económico. En la resolución correspondiente se destaca que la salud para todos constituye una meta no solo para el sector salud sino para todos los sectores. Su logro exige una voluntad política, la adopción de decisiones difíciles y la participación de cada ciudadano y de cada comunidad. Ello exigirá la revisión de los órdenes de prioridad y una redistribución de los re- cursos, tanto humanos como financieros.

En las Américas hay una gran diversidad de condiciones de salud y de medios para mejorarlas. En cierto sentido, cada país tiene su propia situación particular que afrontar y resolver. La Organización Panamericana de la Salud, a petición de sus Gobiernos Miembros, ha colaborado con estos en la formulación de estra- tegias que les permitan alcanzar sus metas nacionales de salud para todos. Un to- tal de 24 países ya han establecido estrategias propias. La Organización ha con- cedido la máxima prioridad a la integración de esos componentes nacionales en estrategias regionales ajustadas a la realidad. Actualmente está preparán- dose un plan de acción para presentarlo en el curso del presente año a los Cuer- pos Directivos de la Organización. Huelga decir que el plan se revisará ade- cuadamente conforme a la experiencia que vaya obteniéndose en los próximos años.

Faltan menos de dos decenios para el año 2000. La meta de salud para todos se presenta a las Américas en momentos de adversidad económica y de creci- miento demográfico ininterrumpido. Sin embargo, ya hubo otra ocasión en que se pudieron vencer dificultades de esa índole. En efecto, este continente fue el primero en erradicar la viruela y el espíritu que lo hizo posible persiste todavía, reforzado por el conocimiento de que ya se ha logrado abrir una brecha mediante programas destinados a grupos muy expuestos, en particular madres y niños, trabajadores y personas de edad.

Imagem

Referências