• Nenhum resultado encontrado

Problemas en el serodiagnostico de la sifilis

N/A
N/A
Protected

Academic year: 2017

Share "Problemas en el serodiagnostico de la sifilis"

Copied!
13
0
0

Texto

(1)

BOLETÍN

de le

Oficina Sanitaria Panamerieama

(REVISTA mmmu

Aflo 30 VOL XXXI Agosto de 1951 No. 2

PROBLEMAS EN EL SERODIAGN¿%TICO DE LA SÍFILIS* Por el Dr. CHARLES R. REIN

Profesor CE&& Asociado, Departamento de Dermatologb y SiJilologba de la Facultad de Estudios Médicos Post-Graduados, Universidad de

Nueva York.

Los médicos han tenido que confrontar muy a menudo el problema de cómo evaluar o interpretar los informes serológicos del laboratorio para determinar la existencia o ausencia de una infección sifilítica. La mayoría de los médicos han tenido probablemente enfermos con sífilis clínica en quienes las pruebas serológicas de rutina resultaban negativas, así como pacientes no sifilíticos con inexplicables reacciones serológicas positivas. Esas discrepancias son de esperar, ya que se sabe muy bien que no existen pruebas realmente específicas para la sífilis, con la posible excepción de la prueba de Nelson (1) de la inmovilización de los tre- ponemas. Cuando Wassermann, Neisser y Bruck (2) elaboraron hace casi medio siglo la primera prueba serológica para la sífilis, abrigaban la opinión de que habían inventado un procedimiento específico y sensible de laboratorio para eI diagnóstico de dicha enfermedad. Con- sideraban que la prueba era específica porque se utilizaba como antígeno un extracto salino de hígado sifilítico. En opinión de dichos investiga- dores la prueba poseía una sensibilidad adecuada, ya que obtuvieron reacciones positivas con la sangre de muchos individuos con sífXS clínicamente activa. Sin embargo, muy pronto se descubrió que esos antígenos no solo no eran específicos, sino que los extractos lipoideos alcoholices eran más “específicos” y más sensibles que los extractos acuosos de tejidos sifiliticos. Por fortuna, los esfuerzos combinados de los serólogos y clínicos investigadores han permitido mejorar mucho los procedimientos empleados actualmente para el serodiagnóstico de la sífilis. A continuación aparece una breve descripción de algunas mejoras logradas en las técnicas de laboratorio y en los materiales utilizados en las reacciones serológicas para la sffilis.

(2)

106 BOLETb DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

Tubos colectores.-Debido al empleo de jeringas húmedas no esteri- lizadas, muchos de los ejemplares de sangre resultaban poco satis- factorios para las reacciones serológicas. La elaboración de tubos al vacfo baratos, secos y limpios, para recoger y enviar muestras de sangre, ha hecho que disminuya mucho el número de ejemplares no satisfactorios recibidos por los laboratorios. La esterilidad no es indispensable cuando se envian sangres coaguladas, pues el coágulo parece ejercer un efecto bacteriostático sobre el suero. Sin embargo, reviste importancia que los tubos que se emplean para recoger y enviar las muestras estén limpios y secos.

Preservativos del suero.-En los climas cálidos los ejemplares de sangre coagulada se hemolizan y quiz& resulten poco satisfactorios para las pruebas. Los laboratorios militares descubrieron que era necesario separar los sueros de los co8gulos para evitar la hemólisis. Con frecuencia resultaba necesario enviar esos ejemplares de suero a laboratorios distan- tes, y en ocasiones resultaba difícil y con frecuencia imposible lograr esterilidad en la recolección y preparación de sueros. Durante los días que tardaban en llegar al laboratorio, los sueros se contaminaban excesivamente y resultaban poco satisfactorios para las pruebas. Re- sultaba necesario encontrar una substancia apropiada que impidiera la contaminación y no afectara las pruebas serológicas. El mertiolato llen esa necesidad. El mertiolato (tiosalicilato de sodio etilo mercurio) es un excelente agente bacteriostático y bactericida para la conservación de sueros, y durante los filtimos años el Servicio de Sanidad Pública de los Estados Unidos, el Ejercito de los Estados Unidos y otros organismos lo han empleado para la conservación de ejemplares de suero y de líquido céfalorraquídeo que van a ser enviados a lugares distantes. La División de Serologfa de la Escuela Médica del Ejército (3) ha empleado siste- máticamente con magnffkos resultados sueros conservados con 1 mg de mertiolato por ml. El empleo del mertiolato como preservativo ha hecho que disminuya en forma marcada el número de ejemplares que no resultan satisfactorios para comprobación serológica debido a contaminación bacteriana. En una serie de más de 20,000 ejemplares conservados con mertiolato que se recibieron en un laboratorio central para estudios serológicos especiales, menos de 0.1% resultaron poco satisfactorios para comprobación debido a contaminación bacteriana.

(3)

Agosto 1961] SERODIAGNÓSTICO DE LA SfFILU 107

ciones de floculación. Los sneros fuertemente positivos acusan a menudo

reacciones negativas si se ejecutan las pruebas sin calentamiento previo. Se descubrió que era necesario calentar todos los sueros (5) antes de ejecut,ar las pruebas de fijación del complemento o de floculación. Los sueros calentados durante 10 minutos a 56” C, un minuto a 69.5” C, y siete segundos a 100” C (agua hirviendo), dieron resultados casi idénticos a los obtenidos con sueros calentados sistemáticamente a 56” C durante 30 minutos. También se descubrió que la prolongación innecesaria del período de calentamiento tiende a destruir parte de la reagina del suero. La “inactivaci6n” rápida resulta en particular valiosa para ahorrar tiempo cuando se utilizan las pruebas de floculación rápida para el descubrimiento de sffilis en donantes precisamente antes de la trans- fusión.

Antígenos.--Se han logrado mejoras considerables de los distintos antígenos lipoideos. El aislamiento de la cardiolipina del corazón de bovino por Pangborn (6, 7, S), y la elaboración de métodos para la purificación de la lecitina (9) preparada de corazón y de yema de huevo, han constituído la mayor contribución para el mejoramiento del sero- diagnóstico de la sífilis en los últimos años. Varios investigadores, entre ellos Harris y Portnoy (lo), Harris Rosenberg y Reidel (ll), Kline (12), Brown (13), los Maltaners (14), Kahn (15), Kolmer oS>, y Mazzini (17) han descrito la preparación de antfgenos de cardiolipina para empIeo en varias pruebas de fijación de1 complemento, macro y micro- floculación. En la Escuela Médica del Ej&cito adaptaron con éxito un antígeno de cardiolipina (18) para empleo en una prueba de micro- floculación en lámina para el serodiagnóstico de Ia sffilis. Esta prueba resultó más sensible que las reacciones diagnóstica de Kline, Mazzini, Kahn, Hinton, Eagle, Boerner-Jones-Lukens y Kolmer. Resultó intere- sante observar que ese aumento de la sensibilidad se lograba sin ningún aumento aparente de la falta de especificidad. Es más, se demostró repetidas veces la extraordinaria especificidad del antfgeno de cardio- Iipina en presencia de infección palúdica (19).

Sangre de ovino conservada.-Una de las dificultades con que se

tropieza para la ejecución de las pruebas de fijación del complemento e8 la obtención de sangre satisfactoria de ovino. Los laboratorios de los hospitales más pequeños, que no cuentan con medios para criar ovejas,

tienen que comprar la sangre de los mataderos. En muchas ocasiones no resultan satisfactorias las suspensiones de eritrocitos preparadas con esas sangres. Para el laboratorio resultarfa muy conveniente contar con una técnica que perniitiera conservar la uniformidad de las propiedades de los gl6bulos rojos de la sangre de ovino. Resultarfa ventajoso emplear preservativos líquidos que mantuvieran las propiedades de la sangre de ovino durante períodos prolongados, y en particular durante el

(4)

108 BOLETfN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

aséptica de sangre de ovino en solución modificada de Alsevers a la temperatura ambiente y la refrigeración subsecuente permiten Ia con- servación de la sangre durante varios meses, sin que se observen hemólisis o alteraciones apreciables de la susceptibilidad a la lisis por complemento de cobayo y amboceptor de conejo. Durante los últimos cinco años, el Laboratorio del Ejército de los Estados Unidos ha usado con magnfficos resultados la sangre recogida en esa forma. Ya se pueden adquirir en el comercio glóbulos rojos de sangre de ovino conservada.

Espectrofotómetro.-En las pruebas de fijación del complemento la estandardización exacta del sistema hemolítico ha adquirido importancia primordial para mantener un nivel constante de sensibilidad. Para este fin se ha adoptado el espectrofotómetro (21), no ~610 para determinar el titulo del complemento y amboceptor, y para la estandardización de las suspensiones de glóbulos de ovino, sino también para las lecturas finales de las reacciones mismas. Este instrumento ha sido adaptado para la reacción de fijación del complemento para la sffilis, así como para las reacciones de fijación del complemento utilizadas en el serodiagnóstico de otras enfermedades, tales como paludismo (22) y amibiasis (23).

Amboceptor.-La preparación de amboceptor antiovino con la elimina- ción del shock de los conejos ha resultado también ventajosa para los laboratorios que emplean las pruebas de fijación del complemento. La dificultad principal con que se tropieza en la preparación del amboceptor consiste en las grandes pérdidas de conejos por shock, en particular

después de la segunda inyección de glóbulos. Además, cuando se utilizan células fntegras, el amboceptor quizás contenga cantidades relativa- mente grandes de aglutinógenos o precipitinas, resultando por lo tanto poco satisfactorio. En la Escuela Médica del Ejército elaboraron un método (24) para la preparación de amboceptor antiovino utilizando el estroma de la célula en vez de las células lavadas comprimidas. El estroma se prepara hemolizando específicamente las células de ovino lavadas con amboceptor y complemento. Se ha logrado obtener un amboceptor satisfactorio en unos 10 dfas, y los títulos son más elevados que los que se obtienen por lo común con otros métodos.

Complemento.-La mayorfa de los laboratorios pequeños no cuentan con medios para mantener las colonias de cobayos indispensables para preparar el complemento necesario. En la Escuela Médica del Ejército han utilizado con magníficos resultados suero de cobayo desecado o liofilizado en varios tipos de pruebas de fijación del complemento.

El complemento desecado de cobayo que recibe la Escuela Médica del

Ejército debe llenar los siguientes requisitos:

1. Z%uZo: La unidad hemolftica exacta deben contenerla no m6s de 0.45 ml de una dilución al 1:30 que se titula segtin el método de Kolmer.

(5)

Agosto 19611 SERODIAGNÓSTICO DE LA SÍFILIS 109

4. Procedenka de los cobayos: El suero debe obtenerse de cobayos sanos normales que jamás hayan sido utilizados para otros ties.

5. Preservativo liquido: Se facilita con los productos desecados y debe contener

6% de acetato de sodio y 2% de ácido bórico.

Varias casas comerciales preparan complemento desecado de cobayo que llena los requisitos mencionados y da resultados satisfactorios.

Sueros de testigo.-Siempre que se lleven a cabo exámenes serológicos debe contarse con un suero de testigo positivo y negativo. Esto contribuye a asegurar la sensibilidad y especificidad de la prueba utilizada y tiende a mermar los errores técnicos. Por desgracia, muchos laboratorios escogen como testigo un suero fuertemente positivo. Esos testigos resultan poco satisfactorios para descubrir disminución o aumento de la sensibilidad de los procedimientos serológicos, pues si la sensibilidad ha disminuído o aumentado hasta SOyo, un suero fuertemente positivo puede acusar todavía una reacción de cuatro más. El empleo de sueros débiles o parcial- mente positivos permitiría descubrir con mayor facilidad cambios en la sensibilidad debidos a errores técnicos o deterioro de los materiales utilizados. Si se utilizan sueros fuertemente positivos, hay que preparar diluciones seriadas y practicar la prueba con eada dilución. Toda dis- minución o aumento del título indica cambio de la sensibilidad. El empleo sistemático de un suero fuertemente positivo (control cuantita- tivo), o de sueros débilmente positivos (controles cualitativos), reviste gran importancia para controlar la sensibilidad del procedimiento sero- 16gico.

Se han logrado otros muchos perfeccionamientos, tales como el empleo de plasma recalcificado (25) en vez de sueros para las pruebas serológicas; el empleo de la unidad hemolítica al 50% (26) en lugar de la hemólisis terminal al 100% para determinar el grado de fijación del complemento con el complejo antígeno-anticuerpo específico; la introducción de nuevas substancias para el lavado apropiado de la cristalería usada en serología; el empleo de soluciones amortiguadas para la preparación de emulsiones de antígeno, diluciones de complemento y amboceptor y para diluir sueros fuertemente positivos para las varias pruebas cuantitativas, y para impedir las reacciones no especfficas y prezónicas en la reacción de fijación del complemento con lfquido céfalorraquídeo con la adición al complemento de albúmina de huevo o suero normal. Baste con decir que todos estos adelantos han permitido mejorar considerablemente nuestros procedimientos serodiagnósticos.

PRUEBAS SEROL~GICAS CUANTITATIVAS PARA LA SÍFILIS

(6)

110 BOLETfN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

tudes de informes serol6gicos cuantitativos aumentarán aun mas a medida que se adopten más generalmente los programas de penicilinote- rapia recientemente recomendados. Sin embargo, hay que hacer notar que una prueba serol6gica cuantitativa no constituye forzosamente un auxiliar diagnóstico, sino que ~610 determina la dilución maxima en que el suero dado acusa una reacción positiva. El enfermo cuyo suero es positivo a una dilución de 1: 16 no tiene menos sífilis que el individuo cuyo suero resulta positivo a una dilución de 1:256. Se ha concedido demasiada importancia al método seudocuantitativo de rendir informes semanales de reacciones positivas de 1 más, 2 mas, 3 más y 4 más en las pruebas cualitativas de rutina. El médico siente a menudo una falsa sensación de seguridad si al volver a comprobar el suero el laboratorio comunica una disminución del título de 3 más a 1 más, y también el médico y el enfermo pueden preocuparse demasiado si el tftulo sube de 1 más a 3 más. Además, una reaccián de 4 más no indica forzosamente una prueba “fuertemente” positiva, pues algunos sueros “4 más” quiz3ás ~610 resulten positivos en diluciones de 1: 2, en tanto que otros sueros 4 m6s quizás continúen acusando reacciones positivas a una dilución de 1:2X. Es manifiesto que el último suero es 128 veces más positivo que el primero; sin embargo, ambos se comunicaron como 4 más o “fuertemente” positivos según el método cualitativo de rutina. No puede recalcarse demasiado el valor e importancia de las pruebas cuantitativas ejecutadas con cuidado y debidamente interpretadas. Por desgracia, ha surgido gran confusión en cuanto al estado actual de los procedimientos cuantitativos, ocasionada por los diferentes métodos de ejecución, interpretación y notificación de las pruebas.

El valor principal de las pruebas cuantitativas radica en el hecho de que el médico puede evaluar en forma más adecuada la reacción sero- lógica del enfermo a un programa terapéutico dado, desde la misma iniciación del tratamiento y durante todo el período de observación clínica y serológica subsecuentes. La disminucitin del tftulo serológico puede revestir gran valor y constituye a menudo la única indicación del 6xito del tratamiento antisifilítico previamente administrado.

A continuación se mencionan algunos casos en que las pruebas cuanti- tativas interpretadas debidamente pueden resultar de valor para el

médico.

1. Como indicación de la reacción al tratamiento.-Los métodos breves e intensos de tratamiento, en particular con penicilina, se com- pletan o terminan mientras el enfermo es todavfa seropositivo. Si las pruebas serológicas van a resultar de valor para determinar la eficacia del tratamiento, es necesario practicar reacciones cuantitativas con intervalos regulares (mensuales) para determinar el grado de positividad. Si las reacciones cuantitativas continúan fuertemente positivas mucho

tiempo después de esperarse reversión a la seronegatividad, puede

(7)

agosto 196ll SElRODIAGN6STICO DE LA SltFILIS 111

varios factores que pueden afectar la durac& del periodo necesario para lograr la seronegatividad. Esos factores serán discutidos más adelante.

2. Como medio para diferenciar la recidiva serológica de la reinfec- ción.

3. Para diferenciar la sí6lis prenatal de la sifilotoxemia. 4. Para determinar la resistencia de la reagina o del suero.

5. Para diferenciar las reacciones serológicas positivas verdaderas de las falsas.

Las pruebas serológicas cuantitativas, ejecutadas e interpretadas con cuidado, en condiciones uniformes y estandardizadas, son de valor bien defInido para el medico.

ANTIcuERPoB

Basándose en sus experimentos con “palligen,” Eagle y Hogan (27) demostraron la presencia de dos anticuerpos en el suero sifilítico: un anticuerpo antilípido y un anticuerpo antitreponema. La adsorción del suero sifilítico con un exceso de antígeno lípido de corazón de bovino eliminaba todos los anticuerpos. El filtrado sin reagina acusaba todavía reacciones de aglutinación y de fijación del complemento con suspen- siones de espiroquetas at: mismo titulo que el suero primitivo. Sin em- bargo, al adsorber el mismo suero con suspensiones de espiroquetas, se eliminaba la reactividad al antígeno lípido y espiroquetico.

Estudios recientes llevados a cabo por otro grupo de investigadores confirman la presencia de anticuerpos múltiples en el suero sifilítico. En experimentos con “palligen,” D’Alessandre (28) demostró Ia existen- cia de tres anticuerpos distintos en el suero sifilítico: antilípido, antitre- ponema termolábil y antitreponema termoestable. Dicho autor opina que en la sífilis primaria reciente los anticuerpos antitreponema se manifiestan antes que los anticuerpos antilipidos. En la síf%s secundaria y terciaria ambos tipos siguen un curso paralelo. En los casos de sffilii prenatal el anticuerpo antilípido a menudo existe por sí solo.

Las investigaciones de D’Alessandre fueron confirmadas por Puccinelli y Oddo (29), quienes describieron la técnica para descubrir los tres anticuerpos.

(8)

112 BOLETIN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

No se alteraba el efecto inmovilizante del suero al adsorber toda la reagina del suero sifilftico con antígenos lípidos hasta que el filtrado acusaba reacciones negativas de floculación y de fijación del comple- mento. Esos investigadores han descubierto el mismo anticuerpo in- movilizante especffico en los lfquidos céfalorraquideos de enfermos con sífilis no tratada del sistema nervioso central.

Como dichos investigadores emplearon en este trabajo un T. pallidum

realmente virulento, han contribuído en forma marcada a la inmunología de la sífilis al descubrir lo que parece ser un verdadero anticuerpo anti- treponema específico.

REACCIÓN SEROLÓGICA EN LA SÍFILIS TRATADA CON PENICILINA

Algunos médicos muestran desaliento cuando persiste la positividad de las reacciones serológicas durante varios meses o más después de la penicilinoterapia de la sífilis. Sin embargo, existen varios factores (31) que afectan el período de tiempo necesario para lograr la seronegatividad.

Duración de la enfermedad.-Entre m8s antigua es la enfermedad, más tiempo persisten las espiroquetas y las células orgánicas se tardan más en dejar de formar anticuerpos. Por regla general los enfermos con sífilis secundaria requieren más tiempo para revelar seronegatividad que los pacientes con lesiones primarias seropositivas.

Reacción imnunológica de distintos enfermos.-Algunos sifilíticos desarrollan más anticuerpos que otros con el mismo tipo de estímulo. Los primeros requieren por lo general más tiempo para lograr la sero- negatividad.

Título serológico.-Por regla general, los enfermos con tftulos sero- lógicos elevados al iniciarse el tratamiento quizás tarden más para llegar a la seronegatividad que los pacientes con títulos relativamente bajos.

Sensibilidad del procedimiento serológico.-Mientras más sensible sea la prueba serológica, se necesitará más tiempo para lograr la sero- negatividad. Cuando se emplea una serie serológica formada de pruebas de sensibilidad variable, quizás se obtengan reacciones negativas con las pruebas menos sensibles antes de que se vuelvan negativas las reac- ciones más sensibles.

Tipo de la prueba.-Ciertos tipos de pruebas pueden permanecer positivos hasta mucho después de haberse vuelto negativas otras prue- bas, aunque ambas posean la misma sensibilidad relativa.

(9)

Agosto 19511 SERODIAGNOSTICO DE LA SÍFILIS 113

Sin embargo, hay que hacer notar que existen muchas variaciones de los factores mencionados, y no pueden establecerse reglas fijas para determinar o prever el tiempo necesario para lograr la seronegatividad. Se conviene por lo general en que la persistencia de las reacciones sero- lógicas no indica forzosamente persistencia de la infección sifilítica. POI* lo tanto, no debe ser necesario volver a tratar a enfermos en que no se observa reversión a la seronegatividad poco después de terminar el tratamiento.

LIMITACIONES DE LOS PROCEDIMIENTOS SERODIAGNÓSTICOS PARA SÍFILIS

Aunque es cierto que la mayoría de las reacciones serológicas positivas obtenidas con nuestros antígenos lipoides no específicos corrientes se deben a s%lis y representan quizás alguna reacción inmunológica, no es menoscierto que algunos resultados positivos no guardan relaci6n con la sífilis y representan un fenómeno biológico general. Esas reacciones seudopositivas o no específicas pueden deberse a una variedad de en- fermedades infecciosas, inmunizaciones y trastornos metabólicos. Se ha demostrado también que individuos que no revelan signos de ningún estado patológico pueden acusar reacciones no específicas semejantes

(no sifilíticas). Como las seudorreacciones positivas pueden presentarse sin existir sífilis, no cabe duda de que muchas personas han sido estig- matizadas y han recibido tratamiento basándose únicamente en las reacciones positivas ejecutadas sistemáticamente durante la evolución, o inmediatamente después de una enfermedad distinta de la sífilis. Los exámenes serológicos obligatorios antes de ingresar al servicio militar, los exámenes prenatales y prenupciales, y el empleo creciente de los exámenes de sangre en la práctica médica, en la industria y al abandonar el servicio militar, han aumentado sin duda el numero de individuos sometidos innecesariamente al tratamiento antis%lftico.

Como Ias pruebas serodiagnósticas no son verdaderamente específkas para sffilis, el médico debe tener en cuenta las enfermedades que, además de la sífilis, pueden producir reacciones no específicas (no sifilíticas). Las seudorreacciones positivas pueden ser tkknicas o biológicas. Las seudopositivas técnicas pueden ocurrir en sueros que no contienen anticuerpos y pueden deberse a: 1. errores técnicos en la recolección y rotulado de los ejemplares; 2. empleo de ejemplares de sangre no satisfactorios (contaminados o hemolizados) ; 3. errores en la ejecución de las pruebas serológicas; 4. ejecución de Ia prueba con materiales y reactivos defectuosos; y 5. errores en la anotación o notificación de los resultados finales. Al mejorar las técnicas serol6gicas y con el empleo de mejores materiales, en particular antígenos purificados del tipo de la cardiolipina, se ha observado una marcada disminución en la frecuencia de las seudopositivas técnicas.

(10)

114 BOLETfN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

substancias semejantes a los anticuerpos que se producen en las en- fermedades venéreas; 2. aumento o alteración de la fracci6n sero-globu- lina, o 3. aumento o alteraciones de alguna o algunas substancias qufmi- cas en la sangre.

Como resultado de una serie de estudios en la Escuela Médica del Ejército, se descubrió que existen varios factores que afectan la fre- cuencia de las reacciones seudopositivas para sffilis (32). El tiempo disponible no permite discutir todos esos factores, pero se descubrió que casi cualquier estado o afección no sifilítica puede producir una reacción no específica en sujetos susceptibles (reactor serológico). Como la mayoría de esas reacciones seudopositivas son transitorias y retornan a la sero- negatividad en un período breve, convendría que todos los individuos con reacciones serológicas para sífilis, no confirmadas por la historia o signos clinicos, fueran observados serológicamente y sin tratamiento durante un período de tres meses, practicando pruebas serológicas con intervalos de dos a cuatro semanas. Al terminar ese período el enfermo debe ser examinado de nuevo para asegurarse de si existe o no sffilis. La baja continua del título serológico en un período relativamente breve, sin la administración de tratamiento antisifilitico, constituye prueba poderosa indicativa de reacciones serológicas no especfficas. Los diagnósticos erróneos o apresurados han ocasionado daños irre- parables. La iniciación prematura del tratamiento obscurece a menudo los signos que podrian conducir con el tiempo a un diagnóstico exacto. Las pruebas serológicas pueden volverse negativas con unas cuant,as inyecciones, y el medico no puede saber si la seronegatividad representa una reacción al tratamiento o refleja meramente el hecho de que el enfermo jamás tuvo sí&.

(11)

Agosto 196il SERODIAGN6STICO DE LA SfFILIS 115

ciones de rutina no son suficientemente sensibles para descubrir su

presencia. Por lo tanto, la frecuencia de la sífìlis primaria seronegativa depende no ~610 del tiempo transcurrido desde la inoculación, sino aun más de la sensibilidad de la prueba utilizada.

Lo mismo reza con la sifilis tardía seronegativa. No es raro descubrir que enfermos con sffilis de la aorta acusen reacciones sanguíneas nega- tivas. En la literatura aparecen informes en el sentido de que la fre- cuencia de la sffilis cardiovascular y neurosífilis seronegativas llega hasta 40y0. Esta frecuencia se basa en el hecho de que era relativamente insensible la reacción empleada en esas investigaciones. Cuando se utilizan las pruebas más sensibles, disminuye en forma marcada la frecuencia de las reacciones negativaa. Por lo tanto, el número de casos de sífilis tardía seronegativa no depende por completo de las mani- festaciones clínicas de la enfermedad, sino mbs bien de la sensibilidad de las pruebas utilizadas. Pero aun con las pruebas más sensibles de que se dispone hoy dia, quizás se obtengan reacciones negativas en enfermos con sífilis clfnica. Por lo tanto, el clínico debe desplegar cuidado en la interpretacibn de los informes serológicos, pues los sifilíticos pueden acusar reacciones negativas.

La sífdis seronegativa puede deberse a varios factores, tales como: 1. una cantidad mínima de anticuerpos, que no pueden distinguir las pruebas de sensibilidad ordinaria; 2. la presencia de demasiados anti- cuerpos, produciéndose reacciones zónicas seudonegativas; 3. el empleo

de reacciones serológicas con índices bajos de sensibilidad; 4. el empleo de suero reciente que contiene cantidades considerables de substancias inhibidoras termolábiles; y 5. la presencia de una substancia inhibidora termolábil en la fracción albuminosa del suero.

BIBLIOGRAFÍA

(1) Nelson, R. A., y otros: Studies on Treponema1 Immobilizing Antibodies

in Syphilis. II. Incidence in Serum and Spinal Fluid in Human Beings and Ab- sence in “Biologic False Positive” Reactors, Am. Jour. Syph. Gen. & Ven. Dis., 34, 101, mzo. 1950.

(2) Neisser, A.; Wassermann, A., y Bruck, C.: Eine Serodiagnostiche Reak- tione bei Syphilis, Deut. Med. Wchschr., 32, 745, 1906.

(3) Rein, C. R., y Bossak, H. N.: Merthiolate (Sodium Ethyl Mercuri Thio- salicylate) as a Preservative in Sera for the Serodiagnosis of Syphilis, Am.

Jour. Syph. Gon. & Ven. Dis., 30, 342, 1946.

(4) Rein, C. R., y Piier, L.: A New Inhibition Procedure to Differentiate the Syphilitic from the Nonsyphilitic Reaction (inédito).

(5) Rein, C. R., y Hazay, C. E.: Rapid Heating of Serums for the Kline Tests for Syphilis. Am. Jour. Clin. Path., 10, 228, 1940.

(6) Pangborn, M. C.: Acid Cardiolipin and an Improved Method for the Prep- aration of Cardiolipin from Beef Heart, Jow. Biol. Chem., 153, 343, 1944.

(12)

116 BOLETîN DE LA OFICINA SANITARIA PANAMERICANA

(8) Pangborn, M. C.: Isolation and Purification of a Serologically Active Phospholipid from Beef Heart, Jour. Biol. Chem., 143, 247, 1941.

(9) Pangborn, M. C.: A Note on the Purification of Lecithin, Jour. Bol.

Chem., 137, 545, 1941.

(10) Harris, A., y Portnoy, J.: Cardiolipin Antigens in the Kolmer Comple- me&Fixation Test for Syphilis, Ven. Dis. Inf-, 23, 353, 1944.

(ll) Harris, A.; Rosenberg, A. A., y Riedel, L. M.: A Microflocculation Test for Syphilis Using Cardiolipin Antigen, Preliminary Report, ven. Dis. Inf., 27,

169, 1946.

(12) Kiine, B. S.: Cardiolipin Antigen in the Serodiagnosis of Syphilis. A Microflocculation Slide Test, Am. Jour. Clin. Path., 10, 68, 1946.

(13) Brown, R.: Cardiolipin, Lecithm and Cholesterol in the Antigen in the Precipitation Test for Syphilis, Jour. Bact., 47, 581, 1944.

(14) Maltaner, E., y Maltaner, F.: The Standardization of the Cardiolipin- Lecithin-Cholesterol Antigen for the Complement-Fixation Test for Syphilis,

Jour. Immunol., 51, 195, 1945.

(15) Kahn, R. L., y McDermoth, E. B.: Studies on Cardiolipin Antigen. 4, Variations in Sensitivity of Different Lots of Purified Lecithin. 5. Standardiza- tion of Antigen for the Kahn Test, Jour. Lab. Clin. Med., 33, 1220, 1938.

(16) Kolmer, J. A., y Lynch, E. R.: Cardioiipin Antigens in the Kolmer Complement Fixation Test for Syphiiis, Jour. Ven. Dis. Inf., 29, 166, 1948.

(17) Mazzini, L.: Comunicación personal del autor.

(18) Rein, C. R., y Bossak, H. N.: Cardiolipin Antigens in the Serodiagnosis of Syphilis. A Microflocculation Slide Test, Am. Jour. Syph. Gon. & Ven. Dis.

30, 40, 1946. .

(19) Rein, C. R., y Kent, J. F.: False Positive Tests for Syphilis: A Study of their Incidence in Sporozoite Induced Vivax Malaria, Jour. Am. Med. Assn.,

133, 1001, ab. 5, 1947.

(20) Bukantz, S. C.; Rein, C. R., y Kent, J. F.: Studies in Complement- Fixation: II. Preservation of Sheep’s Blood in Citrate Dextrose Mixtures (Modified Alsever’s Solution) for Use in the Complement-Fixation Reaction,

Jour. Lab. Clin. Med., 31, 394, 1946.

(21) Kent, J. F.; Bukantz, S. C., y Rein, C. R.: Studies in Complement-

Fixation: 1. Spectrophotometric Titration of Complement Construction of

Graphs for Direct Determination of the 50% Hemolytic Unit, Jour. lmmunol.,

53, 37, 1946.

(22) Rein, C. R., y otros: Studies in Human Malaria. XIX. The Course of the Complement-Fixation Reaction in Sporozoite-Induced St. Elizabeth Vivax Malaria. Am. Jour. Hyg., 49, 3, mayo 1949.

(23) Kent, J. F., y Rein, C. R.: The Serodiagnosis of Amebiasis; Develop- ment of a Quantitatively-Standardized Complement-Fixation Technic Employ- ing an Experimental Antigen, Xcience, 103, 598, 1946.

(24) Sawyer, H. P., y Bourke, A. R.: Antisheep Amboceptor Production with Elimination of Rabbit Shock, Jour. Lab. & CZin. Med., 31, 714, 1946.

(25) Barnard, R. D., y Rein, C. R.: Suitability of Serum from Recalcified Human Plasma for some Serodiagnostic Tests for Syphiiis, Jour. Lab. & Clin. Med., 29, 1287, dbre. 1944.

(13)

Agosto iQH] SERODIAGNÓSTICO DE LA SÍFILIS 117

and Research of the New York State Department of Health, 2* ed., Baltimore, 1939, WilIiams & WiIkins Co., 224-226.

(27) Eagle, H., y Hogan, R. B.: On the Presente in Syphihtic Serum of

Antibodies to Spirochetes, Their Relation to So-Called Wassermann Reagin,

and their Signifrcance for the Serodiagnosis of Syphihs, Jour. Exp. Mea., 71,

215, fbro. 1940.

(28) D’AIessandro, G.: The Nature of the Wassernuum Reaction and the

New Serology of SyphiIis. Soll. d. Ist. sicroterap. milanesa, 25, 138, 1946. (29) PucineIli, V. A., y Oddo, F.: Contribution to the Study of Syphiiitic Serum, ciar. Ital. Dermat. e Sif., 87447, dbre. 1946.

(30) Nelson, R. A., y Mayer, M. M.: Immobilization of T. PalIidum in Vitro by Antibody Produced in Syphilitic Infection, Jour. Exp. Med., 89, 369,

abr. 1949.

(31) Rein, C. R.: The Serologic Tests in Peniciliin Treated Syphilis, New

York Xtate Jour. Med., 47, 2450, nbre. 15, 1947.

(32) Rein, C. R., y Elsberg, E. S.: Studies on the Incidence and Nature of False Positive Serologic Reactions for Syphilis, Am. Jour. Clin. Puth., 14, 461, 1944.

(33) Rein, C. R.: Seronegative Syphiiis. Inédito.

PROBLEMS IN THE SERODIAGNOSIS OF SYPHILIS (Summury)

(1) Modern serodiagnostic tests for syphilis, employing purified antigens, are extremely valuable to the physician in establishing or excluding a syphilitic infection.

(2) With improvement in techniques and materials employed, the specificity and sensitivity of the serodiagnostic procedure has been appreciably increased.

(3) There are certain limitations (false negative and faise positive reactions) inherent in the currently employed tests. The physician must be aware of these limitations, for otherwise serious errors of omission and commission will be made.

Referências

Documentos relacionados

Assim, por meio dos relatos presentes na história da ficção, os imigrantes italianos surgem como trabalhadores dedicados e ambiciosos. Diferentemente do discurso reproduzido

Se espera que el empleo de este sistema de clasificación en estudios longitudinales de población contribuirá a definir la importancia de las arritmias para el

Durante el tratamiento es necesario hacer exámenes micológicos repetidos del cabello y de las escamas, y siempre que sea posible, exámenes con la lámpara de

Los polvos de Seidlitz, F.E.U., también llamados polvos efervescentes compuestos, representan uno de los laxantes suaves más agradables disponibles, pues a la mayor

disminuye la tenacidad del esputo, y también puede acrecentar su can- tidad, por lo cual resulta útil en la tos “apretada,” con esputo escaso o tenaz, como se

El tema oficial del IX Congreso Panamericano de la Tuberculosis versó sobre el empleo de los antibióticos en el tratamiento de la peste blanca1. Además, las

[r]

Entre la II Guerra Mundial y la década de 1970 se produjo un predominio del poder político sobre el financiero, no solo en los países centrales, sino asimismo en los periféricos que